failed to establish a db connectionfailed to establish a db connection
alt   Acogida   alt   Relatos   alt   Principio   alt   Anterior: enero   alt

 

 

 

Tailandia  (3 - febrero) alt

 

alt

 

alt

Centro Cultural de CM

A mediados de febrero tuve la agradable sorpresa de una visita de mi sobrino Igor Ustinov con su esposa saudita Jehan en su camino de regreso a Ginebra después de un crucero de buceo en las Islas Andaman.

Sabiendo que podía ser un error, optamos por una salida a una cena especial en el muy promocionado Centro Cultural de Chiang Mai. Un microbus nos recogió en nuestros hoteles y nos dejó en un parqueadero grande en la entrada donde, debo admitir, había una linda fuente.


 

alt

 

alt

Centro Cultural de CM

Nos las arreglamos para conseguir un lugar en primera fila y una silla para mí porque mis rodillas no son tan flexibles como las de Igor o Jehan.


 

alt

 


Centro Cultural de CM

La comida y el show fueron de categoría turista standard. No malos pero tampoco extraordinarios. Debía haber cientos de turistas en dos o tres grandes áreas como ésta al aire libre.


 

alt

 

alt

Centro Cultural de CM

Tres grupos de seis chicas ejecutaban pasos elegantes en diferentes trajes típicos mientras comíamos...


 

alt

 

alt

Centro Cultural de CM

...e invitaban al público a unirse a ellas. Esto siempre es bueno para terminar riéndose.

Luego, la multitud de turistas fue llevada a sus buses de manera organizada para regresar a sus respectivos hoteles.

Pedimos que nos dejaran en el mercado nocturno para tener una visión de esta otra atracción turística muy promocionada. Después de media hora de empujarnos entre multitudes de curiosos turistas nos fuimos calmadamente a casa con la sensación de haber cumplido con nuestro deber de turistas.


 

alt

 


Mae Sa

Al día siguiente nos recogió un microbus a las ocho de la mañana y nos trajo al campo de elefantes Mae Sa, unos 20 km al norte de la ciudad, justo a tiempo para alcanzar la sesión de baño de la mañana de los elefantes.

alt alt

 

A los elefantes les encanta chapucear en el río y ser restregados por su mahout (conductor de elefantes) personal. Este amigo de la izquierda se estaba divirtiendo mojando a los turistas espectadores y a ellos les encantaba. El último bañista estaba visiblemente reacio a dejar de jugar y empezar a trabajar para ganarse su sustento.

alt alt

Unos 40 elefantes desfilaron frente a más de 200 juiciosos turistas. Los elefantes son animales inteligentes, me pregunto que piensan de los turistas que los visitan cada día.

alt alt

 

Los troncos grandes frente a los recintos de los turistas están allí para hacer su experiencia más excitante al permitirles imaginar que necesitan protección de estos animales extremadamente domesticados.

alt alt

 

Los elefantes estaban muy bien entrenados y parecían sentir placer al mostrarnos lo que podían hacer.

alt alt

 

Me paré en la entrada entre un recinto de turistas a mi izquierda y otro a mi derecha así que pude seguir los actos de los dos shows que eran simultaneos.

alt alt

 

En mi opinión lo más destacado del espectáculo de una hora larga fue verlos anotar pateando balones de fútbol hacia la portería, su exhibición de pintura y su demostración de manejo de troncos.

alt alt

 

Por lo general no me impresiona demasiado este tipo de espectáculo pero éste era excelente desde el principio hasta el desfile de cierre.

alt alt

 

alt

 


Mae Sa

Después del show tuvimos un paseo de dos km en carros tirados por bueyes a través del hermoso valle de Mae Sa hasta una aldea Lisu donde tuvimos que esperar en fila y aguantar el acoso de los puestos de souvenirs para alcanzar la estructura donde podríamos subir a los elefantes.

alts

 

alt

 

alt

Mae Sa

Aquí están Igor y Jeahn en su magnífica bestia.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Un paseo en lomo de elefante es bastante agradable en terreno llano pero uno tiene que agarrarse mientras que estos poderosos animales superan pendientes inclinadas como si no tuvieran nada en sus lomos.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Los puentes están hechos de bambú local y también las balsas como verán pronto.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Estas monturas eran el vehículo ideal todo terreno.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Estoy seguro de que yo tenía uno para mí solo porque resulté ser la única persona sin pareja cuando me subí y no por mi peso.


 

alt

 

alt

Mae Sa

¿Pueden imaginarse a 200 turistas esperando su turno para dar un paseo en unos 40 elefantes?


 

alt

 

alt

Mae Sa

después de 40 minutos más o menos dejamos que nuestras monturas regresaran para ir a buscar más turistas y nos subimos en balsas de bambú para otro paseo de 40 minutos.


 

alt

 


Mae Sa

Uno también puede hacer rafting de aguas blancas en Tailandia del norte pero no en este calmado río cuyas aguas finalmente llegan al río Ping que pasa por Chiang Mai.

alt

 

alt

 

alt

Mae Sa

La joven pareja de la silla del frente de nuestra balsa eran turistas chinos de Tientsin, una ciudad que yo había visitado en 1973, mucho antes de que ellos nacieran.

China ha experimentado un cambio increíble desde ese período. La gente joven en la China moderna es bien educada, segura de sí misma, ambiciosa y buena trabajadora. Me alegró ver que estos dos podían pagar vacaciones en el norte de Tailandia.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Estas nuevas casas están construidas en el estilo de las tribus locales pero sospecho que están orientadas a los turistas.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Mientras que éstas, más viejas, probablemente pertenecen a los locales.


 

alt

 

alt

Mae Sa

El contraste entre una vieja casa tradicional de bambú dividido y las modernas camionetas pick up es una vista muy común en estos días. Las antenas de televisión satelital también se ven con mucha frecuencia en estas colinas.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Esta toma muestra como el bambú es dividido y desenrollado para formar tablas para las paredes y los pisos de las casas tradicionales. El techo de hierro ondulado de esta casa es indudablemente más a prueba de agua que el tradicional tejado de paja pero también es menos bonito y se verá terrible cuando se oxide.


 

alt

 

alt

Mae Sa

Quedé impresionado con los ojos de esta mujer Lisu que trató de venderme algo cuando nos estábamos subiendo en los microbuses para regresar. Cuando le dije un cumplido me contestó con un simple "gracias" con la gracia más natural.

En general, tuvimos un día maravilloso. Fue turístico pero interesante y estaba bien hecho todo el tiempo. Pruébenlo la próxima vez que estén en Chiang Mai, lo recomiendo.

 


 

Google  
Web berclo.net
alt   Relatos   alt   Principio   alt   Arriba   alt   Siguiente: 4 marzo   alt