failed to establish a db connectionfailed to establish a db connection
alt   Acogida   alt   Relatos   alt   Principio   alt   Anterior: Yemen   alt

 

 

 

DJIBOUTI alt



Capital: Djibouti
Área: 22 000 kmē
Población: 421 320
Divisa: 1 US$ = 177 D.Fr.
PIB: 1 200 US$

Idiomas: French and Arabic (official), Afar, Somali

Djibouti es una tierra desértica donde las tribus nómadas de Afar e Issa pastorean cabras y ovejas en la escasa vegetación. Ellos hablan dos clases diferentes, pero relacionadas de idiomas cusitas (Cushitic). Los Afar han ocupado tradicionalmente la depresión Denakil la cual se extiende hacia Etiopía desde el norte de Djibouti, mientras los territorios de Issa en el sur se extienden hacia Somalia.

Los franceses obtuvieron el derecho de establecerse en esta área por parte de los Sultanes Afar de Obock y Tadjoura (costa norte de la bahía) en 1862 para defender sus intereses después de la ocupación británica del Yemén del Sur en el otro lado del estrecho Bab Mandab en 1839 (protectorado Adén). Luego, construyeron Djibouti en la costa sur de la bahía en el territorio Issa. Djibouti es también de importancia estratégica ya que es el único acceso de Etiopía al mar, unido por una vía férrea que construyeron los franceses en 1888.

Djibouti ha sido gobernado por un presidente Issa, Hassan Gouled Aptidon desde su independencia en 1977 a pesar de una fuere oposición Afar que resultó en una rebelión armada en 1991. Se firmó una tregua en 1994 pero la paz permanece frágil.

Lonely Planet    CIA   

 

Place Mahmoud Harbi

Djibouti

Djibouti está a corta distancia de San'a. Llegúe aquí en la tarde, conseguí un cuarto en el Hotel Dar es Salaam donde conocí a otros tres viajeros con los que fui a cenar al centro de la ciudad, al otro lado de la Plaza Mahmoud Harbi que se muestra aquí.


 

alt

 

Diner with friends

Djibouti

Cené con Steve, Michel y Tamzen en calle de bir Hakeim. El conocer otros aventureros como ellos no es inusual. Michel Louis con la camisa azul era un profesional retirado de Grenoble Francia, (olvidé qué profesión, pero no importa), quien estaba descubriendo el mundo como yo. Iba regreso a casa después de un tour de dos meses por Etiopía, Eritrea y Yemén. Steve era un californiano en un tour de dos años con Tamzen, británica. Teníamos intereses similares, así que nos llevamos excelentemente. ¡Espero que ellos algún día vean esto!


 

alt

 

Ferry

Djibouti

Cruzando con una multitud en un "boutre" desde Djibouti en la costa sur hacia Tadjoura en la costa norte de la bahía.

Djibouti me pareció sucio, primitivo y muy caro. Djibouti es independiente, pero los franceses aún mantnienen varios miles de personal militar quienes proporcionan demanda para el distrito activo de liz roja en la calle Bir Hakeim. El intercambio en el puerto es esencialmente para Etiopía, ya que hay poco desarrollo aquí. El 54% de la Población: no puede leer ni escribir y solamente el 23% de niños de 12 a 17 van a la escuela.


 

alt

 

La Présidence

Djibouti

El Palacio Presidencial es vigilado muy de cerca y es muy difícil acercarse al mismo.

Djibouti me pareció interesante como ejemplo perfecto de un país artificial creado por una fuerza Europea para lograr sus propósitos estratégicos sin importar las realidades demográficas del territorio utilizado con este fin, poniendo a los Issa contra los Afar y viceversa de acuerdo a las circunstancias.


 

alt

 

Afar huts

Djibouti

Chozas Afar en el desierto.

Había planeado tomar el tren a Addis Abeba, pero decidí unirme a Steve y Tam, quienes iban a Assab en el Mar Rojo, e ingresar a Etiopía por el cruzamiento del límite terrestre de Galafi. No hay transporte regular a Galafi, sino una mini van que va hasta Yoboki cuando hay suficientes pasajeros. Fuimos al "cité Archiba" (un barrio bajo como Soweto), temprano en la mañana, buscamos la van, esperamos, negociamos, cambiamos de una van a otra y esperamos un poco más hasta cerca de las 2p.m. cuando todo finalmente se completó y nos fuimos 19 personas metidas en una mini van de 12 asientos. Tuve suerte de conseguir un asiento a la par de la ventana y así tener un poco de aire en el calor sofocante.


 

alt

 

Yoboki village

Yoboki

Llegamos al pueblo de Yoboki alrededor de las 7 p.m. en la van blanco con rojo con la sobrecarga de contenedores plásticos vacíos. Sí, íbamos 19 en esa van, incluyendo al conductor y su ayudante. Yoboki es un lugar muy pequeño, pueden ver más de la mitad del mismo en esta foto. El lugar con el frente azul es el restaurante y "hotel" local (la gente duerme en el piso y en las mesas del restaurante). Era primitivo, pero debe admitir que la cena de guisado de carne de cabra estuvo excelente.


 

alt

 

Children of Yoboki

Yoboki

Los niños de Yoboki no perdieron tiempo en venir y ver, cuando se corrió la voz que tres occidentales habían llegado. Estaban curiosos pero fueron precavidos. Algunos estaban un poco asustados y a la defensiva.

Les hablé en francés. El pequeño con pantaloneta roja me preguntó sin rodeos. "¿Es usted el enemigo?" Le dije que era un amigo y le pregunté quién era el enemigo. "Los Issa son el enemigo, ellos nos quieren quitar nuestro territorio" dijo el niño, ¡que no podría haber tenido más de 10 años! Con razón los conflictos tribales son difícil de resolver, ¡son pasados de una generación a otra desde su nacimiento!


 

alt

 

Camel caravan

Yoboki

Finalmente, los chicos entraron en confianza y me trajeron a ver una caravana de camellos cercana que cargaba mercadería de contrabando proveniendo de India para traerla hacia Etiopía. Era realmente raro, la mercadería, principalmente textiles baratos, viaja desde el puerto de Djibouti a Yoboki en camión, luego va en camello a Desiocho dentro de Etiopía, donde se carga nuevamente en camiones para el viaje hasta Addis Abeba.


 

alt

 

Breakfast

Yoboki

Steve, Tam y yo nos las arreglamos para dormir no muy mal, teníamos nuestra esquina privada en este cuarto donde otra docena de personas también dormían. El desayuno de emparedados de tomate en el hotel de cinco estrellas Mansión Yoboki.


 

alt

 

Salt lake

Djibouti

Después del desayuno subimos en otra van para el viaje de 40 km hacia Galafi en la frontera con Etiopía. Este lago de sal estaba a la mitad del camino. Me senté junto a Mektum Mellas, el propietario de la mercadería que cruzaba la frontera por medio de la caravana de camellos. Me explicó que todos sabían sobre su operación de contrabando y que había tenido que pagar a los guardias de la frontera, pero que había tenido que usar camellos para cruzar la frontera porque los camiones hubieran sido demasiado visibles en Galafi.


 

Google  
Web berclo.net
alt   Relatos   alt   Principio   alt   Arriba   alt   Siguiente: Ethiopia   alt